¿Cómo se hace la lana?

* Recomendación: si vas a ver algún vídeo, baja el volumen de tus parlantes ya que fue grabado en una industria y el ruido ambiente de cada vídeo es muy fuerte.

Somos amiguis de Coromina… afortunadamente para nosotros, ahí se encuentra la única máquina que, de forma industrial, puede procesar y recibir la lana directamente desde la oveja trasquilada… Y uf, agradecimientos miles a Juan Pablo Coromina quien, una y otra vez, cual pecho de paloma y mega chocho, nos hace este exquisito recorrido que para toda tejedora, es un placer. Es un despertar a la lana, sus procesos y su magia.

Vez que vamos, sacamos fotos. A pesar que la máquina fotográfica no es la mejor, comparto con ustedes algunas de las maravillas… para que aprecien y vean como se logra el ovillo que está en sus manos…

——————————————————-

Toda empresa lanera tiene su historia… su cuento… todas son sabrosas, pero distintas a la vez. Coromina lleva muchísimos años, su mayor producción es industrial (la menor parte es ovillo) y sus lanas van a grandes empresas de renombre, por lo que lo más seguro es que tengas un chaleco con sus lanas en tu clóset y no lo sepas.

Así parte el recorrido con Juan Pablo:

Oh Dios, EL OLOR!!! Olor a campo, olor a oveja, olor a lana mojada… fajos, cientos de fajos de lana de la oveja recién trasquilada, oveja sureña… Lana de oveja que se empieza a procesar…

El primer paso es el lavado… ésta es una máquina enorme, y sumamente larga, que lo que hace es lavar la lana depositada en su gran bandeja llena de agua… los clavos gigantes van sumergiendo la lana, limpíandola y lavándola…

Fíjate bien en esta foto, aquí puedes apreciar el largo de la máquina y cuál es el recorrido para su lavado

En este segundo video, se ve cómo al terminar de pasar todo el lavado, continúa el proceso de limpieza



Las “motitas” viajan a través de tubos que, ya secas, caen en una gran pila de forma muy semejante la nieve… esta pila crece y crece (como pueden ver en la foto, esta ya estaba casi enorme!) con cada motita que cae…



Aquí ya están las motitas peinadas, ya se ha eliminado gran parte de las mugres (como restos de pasto o ramitas) y se está ordenando en una tira de vellón… si se dan cuenta, finalizado esto, la máquina lleva el vellón a una especie de trenza muy ordenada dentro de tarros.


Y en este caso, podemos ver como se hace su producto Roller: una mecha que mezcla 50% acrílico y 50% lana. Cada tarro contiene estas “trenzas” ordenadas y la máquina va mezclando una de acrílico y otra de lana, para luego torcer y fundir en una sola hebra.



Hechas las hebras, y el cono, se convierten en madejas que se cuelgan en palos para teñir en matizado. Si se dan cuenta, cada madeja ya tiene teñido uno de los colores, y en la foto de más abajo, se han movido las posiciones de las madejas para introducir en la tina con el nuevo color y así añadir el otro tono de la lana.

A diferencia de los matizados, los tonos lisos se introducen en esta máquina con puerta que baña toda la lana en el mismo color.

Estimados, estimadas, hay fotos y procesos que no tomé foto y que por lo tanto, no se encuentran acá. Sin embargo, espero que hayan disfrutado este recorrido tanto como nosotras cada vez que vamos a Coromina… nuevamente: gracias JP!