Maureen Corvalán

TENSIÓN


TENSAR PARA ENCONTRAR EL SONIDO. TENSAR PARA FORMAR TEXTURAS. BUSCAR HASTA ENCONTRAR LA TENSIÓN PRECISA ENTRE UN PUNTO Y OTRO. ESA TENSIÓN QUE GENERA EL ESPACIO EN DONDE MAUREEN CORVALÁN DESARROLLA SU OBRA; CON CUERDAS, CON HILOS, CON LANAS Y CON DIÁLOGOS, COMO LOS QUE EXPONE EN SU MUESTRA TITULADA “MEMORIAS DE CUARENTENA, RETORNOS A UN ENCIERRO”, EN LA QUE, A TRAVÉS DE LOS ENCUENTROS CON ELEMENTOS COTIDIANOS, REGISTRA EN TEXTURAS, UN TIEMPO DE ENCIERRO SIN IGUAL.


Eres una artista que usa distintos materiales y formas para crear ¿de dónde viene tu relación con el textil?

He pensado bastante en eso últimamente y creo que llegué a algo más primario. Mi abuela es costurera y mi abuelo tapicero. Crecí entre sus materiales y sus máquinas, entre los aromas a “neoprén”, a esmalte sintético, con el ruido de martillos y de la máquina de coser. Veía cómo se iban trasformando esos elementos. Mi abuelo tapizaba autos antiguos para la Ford, recuerdo como estiraba el cuero en los asientos. Mi abuela arreglaba ropa y cosía para sus amigas. Es muy mágico ver cómo los materiales se transforman en ropa y saber que eso lo cosió alguien cercano, como mi abuela, porque por lo general, todas esas prendas de vestir están asociadas al consumo. Todo parte en la herencia que muchas veces no se toma tan en cuenta, porque esos materiales se transforman en cotidianos.

¿Y cuándo fue que volviste a tomar esos materiales?

Tengo una vida de mucho estudio. Cuando era niña entré a estudiar contrabajo al Conservatorio Nacional de Música y a los 24 años me fui a estudiar a Holanda. Viví ahí por cinco años, me encontré con un universo artístico enorme, porque en Holanda todo es arte en alguna medida y no solo el hacer arte, sino que, la gente, el cuerpo, las libertades, que además son muy diferentes a las que yo había vivido. Estando allá, hice las caras de los dictadores con papel higiénico sobre un espejo. Pienso que esa obra podría ser textil, pensando en que el papel es una fibra también. Desde ahí no paré más, hasta que llegué a Chile. Me vine porque entré a estudiar Psicología, soy psicoanalista.


¿Cómo unes la música, el arte y el psicoanálisis?

Para mí el punto capital de esa triada –que yo la siento muy perfecta, porque me permite pensar desde distintos lugares lo que hago– es definir que soy una artista que estudió psicoanálisis. Y me ha servido mucho, sobre todo porque entré a estudiar con diez años más que mis compañeros. Hay una diferencia importante, porque obviamente no vemos las cosas desde el mismo lugar. Creo que el psicoanálisis permite a los artistas pensar desde otro lugar su trabajo. Teóricos agudos como Lacan o Freud, tomaron el arte como un punto de partida para poder reflexionar y generar material científico. La primera obra plástica que recuerdo como importante –aunque todas tienen un significado muy especial– fue cuando en 2017, participé un concurso de Artes Visuales. El tema era la migración, hice una obra muy linda. El primer premio era un viaje a Berlín, yo saqué el segundo. Ese fue el primer momento en que sentí que había hecho una obra que quería mostrar al mundo. No es fácil eso de exponerse como artista y querer vender una obra. Porque uno piensa: ¿quién te la va a comprar? ¿en qué momento alguien quiere tener ese trabajo tuyo en su casa?

“La obra viene después de una investigación y de mucho encuentro con otros.”

¿Cómo baja esa idea o sensación y se concreta en una obra?

Es como una investigación, porque me parece que los artistas somos investigadores. No es algo que solamente “se te ocurre”. El tema de los alfileres, la tensión y los hilos, no es solo comprar un bastidor, hacerlo y listo. Creo que uno tiene que convivir con los materiales. Uno tiene que pincharse el dedo. La obra viene después de una investigación y de mucho encuentro con otros. Ahí algo baja. También creo que es importante proponerse entrar en esa profundidad, en esa investigación. Cuando empecé a usar hilos y alfileres, me acuerdo que lo que estaba tratando de encontrar era la tensión que había entre estos dos elementos. Al juntarlos o darles movimiento, se genera volumen, se ven como en 3D. De esa manera dejan de ser alfileres hasta que te acercas un poco más para verlos. Ese efecto ilusorio, a mí me satisface mucho.

tension

“Me siento muy honesta con mi trabajo porque no son más que alfileres””.

¿Sientes que tu formación en el Conservatorio ha influido en tu trabajo como artista plástica?

Es clave, triste y alegremente clave. Porque puedo ver en mis obras que hay un grado de obsesión que a mí me sorprende. En la exposición en la que he estado trabajando no son cien alfileres, son 40 mil. Y esas 40 mil están puestas una a una.

¿Cómo relacionas esa búsqueda de tensión entre el contrabajo y esta forma de arte?

Es muy loco lo que sucede y se me ocurre al tiro cómo están relacionados: mi cuerda del contrabajo agarrada del otro lado. Sí, es eso. Obviamente para el que el instrumento pueda sonar, tiene que haber una tensión muy importante. Uno nunca termina de conocer lo que realmente está haciendo, porque hay tanta vida detrás de las obras. Yo me siento muy honesta con mi trabajo porque no son más que alfileres, no es más que hilo, no es más que esmalte sintético. El resto se lo dejo al que se pare al frente y quiera decir algo o quiera disfrutarlo, o entregar una crítica o una opinión.

tension

Cuéntanos sobre tu exposición “Memorias de cuarentena, retornos a un encierro”

La exposición merece ser fechada de alguna manera, porque no es lo que yo vengo haciendo últimamente. Surgió en pandemia, durante 2020 y 2021. Pasó que yo hago muchas polaroids y en plena pandemia mi cámara dejó de funcionar. Me quedé con cinco cartridge de polaroid, cada uno con diez fotos. Me daba vueltas esa idea de que “la imagen no se toma se hace”, y pensé bueno, ya no tengo cámara, pero puedo “hacer” mis propias fotos, las fotos de mi pandemia. Entonces hice con distintas técnicas, objetos que son comunes para muchas personas, pero que no significan lo mismo. Hay tapones de lavaplatos, mundos hechos con aguja e hilos colgando, una esponja para lavar la loza. Empecé a hacer este cuerpo de obra, y a juntar lo que había hecho y lo encontré bueno. Sin la intención de exponerlo. Hice 50 polaroid y 3 instalaciones. Algunas las tuve que dejar stand by en ese momento, porque no podía terminarlas en las cuarentenas. Entonces mi reflexión fue, qué paso con los artistas en ese momento. Porque cerraron todo, yo me quedé sin papel, sin pinturas, sin materiales para poder trabajar. Y eso forzó esto otro. Esta es mi primera exposición individual y me atreví porque sentí que estaba muy contundente. Quise hacer también un libro, porque probablemente van a pasar muchos años hasta que yo pueda volver a tener tal cantidad de cuerpo de obra. Y también, tiene que ver con un momento que no solo me pertenece a mí, porque yo podría decir: son mis memorias, es mi intimidad ahí puesta. Pero siento que va más allá de mí. Hay cosas interesantes que pueden resonar en otras personas, porque no es un encierro el que está puesto ahí, son muchos encierros.

Tus prendas están llenas de color, tus fotos en redes sociales también ¿cómo vives el color día a día?

Yo vivo rodeada de color. Mi casa es multicolor: mis sillones, mis paredes, mis platos son estampados o rayados, mi ropa… los colores me llenan de energía. Lo que se refleja en mis redes sociales, es exactamente lo que me rodea; yo no hago las fotos en un estudio, no tengo elementos para la foto que no use en mi día a día. Las saco en mi departamento lleno de colores. A veces, cuando alguien viene a mi casa se impacta un poquito, sobre todo si viene algún hombre.

¿Qué recomendación podrías darnos para atrevernos a hacer combinaciones más jugadas?

Lo que yo les digo a las personas que nose atreven a combinar, es partir haciendo una combinación de colores análogos. Es decir, elegir dos tonos del mismo color. Siempre parto por dos tonos que me gusten. Por ejemplo, un rosado oscuro y uno clarito, o un amarillo oscuro y un amarillo más clarito, y después voy añadiendo otros colores, y probando. Entonces en ese ejercicio de sumar colores, voy sacando los que encuentro que ya no necesito; tal vez al sumar un morado a los amarillos, el amarillo clarito me sobra, y lo quito. Eso sí, es importante saber que es imposible que nuestras combinaciones le gusten a todo el mundo. Uno puede hacer unas mezclas fantásticas que teóricamente funcionan, pero todo esto tiene mucho que ver con el gusto personal. Creo que lo más importante, es que esta combinación, le guste a la persona que lo va a tejer y a la persona que se lo va a poner.

tension

Estás haciendo un libro ¿podemos saber un poco más?

Escribir un libro es el sueño por cumplir que me faltaba. Hace años que quería hacerlo. Estoy súper emocionada porque estoy trabajando con una editorial chiquitita y con un equipo precioso. El libro es de jacquard y es absolutamente multicolor. Hay patrones para niños y adultos, algunos son unisex, otros más femeninos. Además, tratamos de tejer con distintos materiales y distintos grosores de palillos y lanas. La idea es que todas las personas puedan tejer, por eso también hay patrones con distintos grados de dificultad. El tejido jacquard a veces se ve difícil porque uno ve muchas figuritas y muchos colores, pero no es difícil de seguir y una vez que uno entiende, es muy entretenido. Ya hicimos la primera sesión de fotos, y estoy terminando de tejer con la ayuda de varias personas que también están trabajando para este lindo proyecto, que espero esté listo a fines de este año.

Puedes visitar la exposición de Maureen Corvalán “Memorias de cuarentena, retornos a un encierro”, hasta el 14 de mayo en CV Galería, Alonso de Córdova 4355, Vitacura, Santiago. Entrada gratuita.

tension

Instagram: @maureendeart

Hilos Costura

multicolor

Cinta métrica 150 cm Hemline

tension

Hilo Opal 1000mts

tension

Alfileres Rose Gold 0,6 x 38 mm 150 un.

tension

Alfileres de gancho surtidos 48 un Hemline

tension>

Colors Small

laura elliot



CONTENIDO RELACIONADO

Paula Wild
Paula Wild

0 Comentarios

Leer más
El Papá Tejedor
El Papá Tejedor

0 Comentarios

Leer más
Sashiko
Sashiko

0 Comentarios

Leer más